#
Leyendo...
Data, Marketing

Lo que el ADN nos enseña sobre el Big Data

Big Data y ADNA raíz de leer este post sobre Big Data y ADN de Juniper me ha parecido interesante darle una vuelta más a las similitudes que ambos “términos” tienen y lo que podemos aprender del ADN para mejor prepararnos a la expansión del Big Data.

En 1962 Maurice Wilkins, James Watson y Francis Crick recibieron el Premio Nobel de Medicina por el descubrimiento, hacía nueve años, de la estructura del ADN. En aquella época el descubrimiento abría las puertas de un nuevo campo para la medicina, un mundo por explorar que los científicos de aquella época seguramente no eran tan siquiera capaces de vislumbrar a donde nos llevaría. Yo diría aun más, ahora empezamos a hacernos una idea de las posibilidades reales que este descubrimiento de hace 60 años tendrá en los años por venir, por ejemplo con el desarrollo de las terapias génicas.

¿Y todo esto qué relación tiene con el Big Data?. Si lo miramos con atención podemos hacer varias analogías:

  • El genoma humano está compuesto de 3.200 millones de pares de bases de ADN. Estos no han podido ser completamente descifrados hasta hace escasamente 10 años gracias a un proyecto mundial financiado con más de 280 millones de dólares. Toda esta información era imposible procesarla con los medios de hace dos o tres décadas. De forma similar con el Big Data, en la actualidad es pronto para ser capaces de proporcionar la capacidad de cálculo necesaria para sacarle todo el rendimiento a la inmensa cantidad de datos disponibles.
  • Al igual que la comunidad científica hace varias décadas desconocía el futuro uso del descubrimiento, en la actualidad tan sólo podemos tener una vaga idea del futuro que el Big Data puede tener, y cualquier idea está basada casi más en la ciencia ficción que en una realidad conocida y extrapolable,
  • Pero las advances son reales. “Sólo” tuvieron que pasar 30 años desde su descubrimiento (hasta 1987) para que el ADN fuese utilizado como prueba forense en la solución de un crimen. Respecto al Big Data, aunque la evolución es más rápida, en línea con estos tiempos acelerados, ahora empezamos a tener algunos frutos de las técnicas de minería de grandes datos. Por ejemplo AT&T ha sido capaz, analizando los datos de comunicaciones móviles de sus abonados, de obtener una imagen clara de las costumbres individuales  y colectivas de la población

Pero también hay grandes diferencias que en la comparación hacen inclinar la balanza de la dificultad y la complejidad hacia el lado del Big Data :

  • Los datos del ADN son estructurados. Por el contrario, el big data, por definición, es en su mayoría información desestructurada (80% de la información mundial según IBM). Y aunque hay iniciativas para de alguna forma estructurar y darle un sentido esa información, por ejemplo la web semántica, estamos aún lejos de bajar ese listón del 80% y más lejos aún de poder procesar de forma eficiente y eficaz dicha información desestructurada.

La conclusión de esta analogía es que si después de 60 años desde el descubrimiento del ADN ahora empezamos a aprovechar el descubrimiento y a comprender las implicaciones futuras, no debemos esperar mucho del Big Data en poco tiempo. Los beneficios llegarán, pero llevará algún tiempo.

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Síguenos en:

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: