#
Leyendo...
Emprendimiento

Metodologías ágiles (Lean) y predictivas. Un poco de historia

El pasado 15 de Agosto publiqué un post donde exponía mi visión sobre cómo debería de ser un plan de negocios, calificándolo de “Lean” o ágil (términos que considero sinónimos). Hoy escribo este otro, con el que pretendo ahondar en lo qué significa que un plan de negocios sea ágil, y para ello explico el origen y la razón de ser de las metodologías ágiles a través de su devenir histórico y sus diferencias con la gestión clásica (predictiva) de proyectos.

Gracias a la gran repercusión que ha tenido el libro de Eric Ries: “El método Lean Startup: Cómo crear empresas de éxito utilizando la innovación continua”,  parece que ahora todo es “Lean” y sin embargo, las metodologías ágiles no son algo nuevo. Lo que sí es nuevo, es el uso y adaptación que este autor hace de estas metodologías, que fueron usadas inicialmente en el desarrollo de nuevos productos (normalmente tecnológicos) y que él aplica en la puesta en marcha de start-ups.

¿Cuándo, cómo y por qué surgen estas metodologías ágiles?

UN POCO DE HISTORIA

Para tener una visión global y comprender el origen y la razón de ser de las metodologías ágiles hay que remontarse a 1.968, momento en que se le puso nombre a los continuos retrasos, sobrecostes y deficiencias de calidad o utilidad que se producían en el desarrollo de software denominándolo como “crisis del software”. Un problema que se producía asiduamente y que había que solucionar. La solución que se buscó pasaba por:

  • El desarrollo de una ingeniería del software. Un cuerpo científico de conocimiento y prácticas especializado.
  • La aplicación de la gestión predictiva (clásica) de los proyectos. Basada en la planificación del trabajo, su ejecución y posterior control con el claro objetivo de garantizar el cumplimiento de lo planificado en términos de tiempo, coste y calidad.
  • Y la producción basada en procesos. El objetivo es garantizar la calidad del resultado final a través del uso en la producción de unos procesos de calidad, tal y como defendía  J.M. Juran (1.951) (Os dejo enlace a un completo post del blog del Licenciado Pablo E. Giugni)

La realidad fue que la gestión de proyectos predictiva no funcionaba como debiera en entornos inestables, con gran competencia y cuando los requisitos iniciales cambiaban. Entonces, en 1.986, Takeuchi & Nonaka  publicaron un artículo llamado “The New New Product Development Game” donde daban ejemplos de empresas punteras que estaban obteniendo buenos resultados en ese tipo de entornos y bajo esas circunstancias aplicando metodologías que contravenían la hasta entonces forma de gestionar proyectos. Se empezó a vislumbrar el nacimiento del “agilismo” que surge como antítesis de los modelos de desarrollo basados en procesos.

Será en 2.001 en una reunión celebrada en Salt Lake City donde se debatiría sobre desarrollo de software cuando se acuña el término “Métodos Ágiles” y surgen los cuatro principios que conforman el “Manifiesto Ágil” (de los que hablaré en un futuro post), base de este “agilismo” y de métodos de gestión, tales como: DSDM, Scrum, XP, FDD, …

Estos nuevos métodos de desarrollo surgen como respuesta a un nuevo entorno cambiante, muy competitivo, donde los lanzamientos de productos y las mejoras son cada vez más continuos y se producen en menores intervalos de tiempo y el valor en alza, que otorga la ventaja competitiva para estar en los primeros puestos de un sector, es la innovación.

Autores como el mencionado Ries, además apuntan a que esa innovación ha de producirse en el menor tiempo posible y con el menor esfuerzo necesario, otorgando a la variable tiempo y a la inversión racionalizada una importancia primordial.

 DESARROLLO CLÁSICO VS ÁGIL

El modelo clásico de desarrollo de nuevos productos se basa en el concepto de anticipación. La empresa anticipa como debería de ser el producto final que van a desarrollar, define los requisitos que debe de reunir, lo diseña, planifica los recursos que necesitará y las actividades que realizará para construirlo y controla su ejecución para corregir desviaciones y garantizar que el resultado se ajustará a lo previsto en términos de calidad, tiempo y presupuesto.

Por el contrario, el modelo ágil se basa en la adaptación. Se tiene una visión general del producto o servicio, aunque sin especificar el resultado final y por tanto, los requisitos, diseño, etc. En función de esta visión se generan una serie de hipótesis que dan lugar a un prototipo de producto que se usará para explorar el mercado y ver si este valida las hipótesis o por el contrario hay que modificarlas, en una suerte de idas y venidas, un continuo prueba y error regular que va añadiendo funcionalidades al producto adatándolo a las continuas demandas de nuestro target.

Estos dos modelos también difieren en la forma de operar:

– El modelo clásico trabaja con equipos especializados que se ocupan cada uno de la parte del proceso en que son especialistas, pasándose el trabajo de unos a otros cada vez que terminan la parte que les toca (modelo secuencial o en cascada).

– Mientras que el modelo ágil trabaja con equipos multidisciplinares que trabajan a la vez y solapan las fases del proceso, que más que fases son tareas que se ejecutan cuando son necesarias.

¿Significa esto que el nuevo desarrollo ágil ha venido a sustituir al clásico? ¿Se puede aplicar el modelo ágil a cualquier desarrollo de producto? Estas y otras preguntas serán contestadas en un próximo post, aunque me gustaría conocer tu opinión al respecto, así como cualquier otra aportación que quieras hacer en relación a este post.

Como siempre, te invito a que si te gustó el post lo compartas y te agradecemos que hayas dedicado tiempo a leerlo. Nos vemos pronto por aquí.

Acerca de jmmerlo

Artesano del conocimiento, tejiendo un mundo mejor de modo colaborativo. #Emprendedor| #Marketiniano| #SocialMediaStrategist y explorador de imposibles.

Comentarios

Trackbacks/Pingbacks

  1. Pingback: GESTIÓN DE PROYECTOS ¿ÁGIL O PREDICTIVA? « Be-Klan - 31 de enero de 2013

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Síguenos en:

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: