#
Leyendo...
Emprendimiento, Inicio

Start-up o no start-up, he aquí la cuestión (II)

En la primera parte concluimos que una start-up es un tipo de emprendimiento con unas características diferenciadoras. Muy bien ¿Y cuáles son estas características?

Características de una start-up.

Parece que fueron las empresas tecnológicas y los inversores en nuevos proyectos (Business Angels, empresas de capital semilla, etc.) quienes se apropiaron de este concepto y lo dotaron de esas características diferenciadoras (esto es una reflexión personal). Para los inversores es una forma de separar el grano de la paja y etiquetar los emprendimientos que entran dentro de su órbita de proyectos financiables. Mientras que las primeras lo adoptaron debido a la naturaleza tecnológica de la mayoría (no todas) de las start-ups.

Sin intención de ser dogmático, a continuación expongo aquellas características que para mí (en consonancia con autores como Steve Blank y Eric Ries) diferencian a las start-ups del resto de emprendimientos:

  • La naturaleza innovadora de sus productos y servicios. En otra ocasión prometo profundizar en la innovación, pero ahora es suficiente con apuntar que las start-ups introducen soluciones nuevas y mejores a problemas (necesidades) existentes.
  • El alto grado de riesgo. En el post anterior nos preguntábamos por la importancia que tenía el grado de riesgo asumido a la hora de determinar si un emprendimiento era una start-up y parece ser que sí la tiene. Al tratarse de productos/servicios innovadores se tienen que descubrir cuestiones que ya se conocen en productos o servicios que llevan tiempo en el mercado y por tanto el riesgo que se asume es superior al de otros tipos de emprendimiento.
  • El alto grado de incertidumbre que se debe afrontar, debido también a su naturaleza innovadora, propicia que haya que poner a prueba los elementos que componen su modelo de negocio. Es decir, las hipótesis que sustentan su modelo de negocio (cómo una empresa crea, proporciona y capta valor –Alexander Osterwalder y Yves Pigneur-) deben ser validadas.
  • Un modelo de negocio escalable, repetible y competitivo (con una ventaja competitiva defendible en el tiempo). La escalabilidad se produce por el desajuste entre la proporción en que varían los ingresos con respecto a la estructura de costes, de tal modo que un aumento en los ingresos no lleva aparejado un incremento proporcional de los costes. Esto habitualmente exige el uso de herramientas tecnológicas. Para      Rodolfo Carpintier, Presidente de la incubadora de negocios en Internet y Tecnología 2.0, DAD (Digital Assets Deployment)  escalable es sinónimo de invertible y distinto a viable. Distinción a la que dedicaré un post más adelante, debido a su importancia, pues es uno de los criterios que se usan para seleccionar los proyectos a financiar.
  •  Altas tasas de crecimiento y rentabilidad. Si son capaces de salvar el gran abismo que separa a los early adopters de la gran masa de consumidores, este tipo de iniciativas suelen tener crecimientos en muchos casos exponenciales. Esto, unido a una estructura de costes aquilatada, que crece de forma lineal frente a un crecimiento, en ocasiones, exponencial de los ingresos, hace que la rentabilidad sea lo suficientemente alta como para incentivar la asunción del alto riesgo de este tipo de inversiones. Otro efecto favorable es que se alcanza el punto de equilibrio antes.

Las empresas que invierten en start-ups necesitan que se den estas características debido a su estrategia de inversión, consistente en hacer pequeñas inversiones (apuestas) en muchas start-ups a cambio de una alta rentabilidad. Asumen que sólo unas pocas triunfarán, pero que las que lo hagan les generarán la rentabilidad suficiente para cubrir las pérdidas y obtener un alto margen de beneficios.

Por tanto, parece que una start-up es un emprendimiento que reúne las características mencionadas ¿Pero estamos ante una empresa o no? Esta es la última de las características diferenciadoras, pero por su importancia la dejo para el  siguiente post.

Quizás eches en falta alguna característica o no estés de acuerdo con alguna de las incluidas, así que te invito a que nos des tu punto de vista y si además piensas que puede serle útil a otras personas lo compartas con ellos.

Nos vemos en otra ocasión por aquí. Un saludo.

Acerca de jmmerlo

Artesano del conocimiento, tejiendo un mundo mejor de modo colaborativo. #Emprendedor| #Marketiniano| #SocialMediaStrategist y explorador de imposibles.

Comentarios

Trackbacks/Pingbacks

  1. Pingback: Start-up o no start-up, he aquí la cuestión (III) « Be-Klan - 25 de julio de 2012

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Síguenos en:

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: