#
Leyendo...
eGobierno, Inicio

La democracia no es una empresa privada

Democracia - Manos arriba

Vivimos tiempos convulsos en los que los más pesimistas se plantean incluso si nos acercamos al final de una era en la que no cabía imaginar como posible una alternativa al capitalismo democrático occidental. Es esto lo que me ha llevado esta semana a reflexionar profundamente y a acabar escribiendo algo distinto. Dejo momentáneamente apartada la temática de la medición de la influencia en las redes sociales para adentrarme en un análisis reflexivo sobre los costes que la democracia comporta, específicamente en el campo de las tecnologías de la información, y de forma extrapolable, de la aceptación del nuevo paradigma de sociedad en red. 

Quiero pues empezar compartiendo este artículo de hace un par de semanas de Andrea di Maio (VP de Gartner) sobre la dificultad de conseguir la máxima eficiencia en la gestión gubernamental, achacando una parte de las causas al sistema democrático. Por supuesto el autor no hace ninguna crítica a la democracia como sistema pero sí que propone al lector una explicación de por qué no se puede exigir a un gobierno que esté a la altura de una empresa privada en cuanto a funcionamiento.

¿Por qué no se puede exigir a un gobierno que funcione como una empresa privada?

Del artículo se pueden extraer dos razones principales y entrelazadas por las que la eficiencia del gobierno es claramente insuficiente:

1.- El gobierno democrático tiene un número casi ilimitado de “accionistas” y puntos de vista, y lo explica así:

“La diferencia fundamental entre el sector privado y el sector público es que el primero no es una democracia. Hay un director general, un consejo de administración, unas prioridades que están pensadas en maximizar el valor para el accionista en términos económicos claros (por ejemplo el beneficio por acción, el incremento del valor de las acciones…). En el gobierno, cada ciudadano es un accionista, y eso no es una opción. Por lo tanto la diversidad de puntos de vista, necesidades, prioridades es enorme, y se refleja en cómo funciona la democracia.”

2.- Los gobiernos democráticos no trabajan nunca a largo plazo pues se establece un círculo vicioso de elección-reelección que afecta claramente a las decisiones tomadas y hace que cualquier decisión estratégica se vea postergada indefinidamente:

“En las democracias que funcionan bien, como en los EE.UU., el ciclo de cuatro años de la administración federal es muy claro. el primer año se dedica a conseguir y poner en marcha las primeras iniciativas de cambio, dos años más para ejecutar el programa y el cuarto año se emplea en la campaña para la elección (o reelección).”

Otras razones de la ineficiencia

Ni que decir tiene que otros factores también tienen una influencia en esa ineficiencia, yo identificaría brevemente estos otros no mencionados en el artículo:

  • Gobiernos débiles o lastrados por coaliciones electoralmente posibles pero de difícil funcionamiento (especialmente en democracias con representación parlamentaria de amplios espectros electorales). En España a nivel nacional y autonómico hay unos cuantos casos en los últimos años, pero hay países de nuestro entorno donde la situación es incluso peor. ¿Cuántos meses ha estado Bélgica sin un gobierno?¿Podrá el gobierno en Grecia superar la situación actual cuando se necesita el apoyo de un grupo tan dispar de partidos políticos?
  • Los giros constantes en las políticas debido a los cambios de color político del gobierno. La alternancia es necesaria y positiva para la democracia, pero es a su vez un lastre para su eficiencia. Cualquier vuelco electoral suele llevar consigo un cambio estratégico en temas de calado irremediablemente retrasando el avance, y lo que es aún peor, dilapidando el dinero público invertido hasta ese momento. ¿Cuánto cuesta, asumiendo que se pueda medir la parte intangible del daño, cada cambio en las leyes educativas?.
  • La gestión económica basada en presupuestos anuales y bajo una estrecha (!) supervisión reduce la flexibilidad de los gestores mientras que en las empresas privadas se puede aumentar o disminuir las inversiones si van dirigidas a la consecución de mejores ratios financieros en el medio/largo plazo. ¿Cuántas veces se gasta aceleradamente, y probablemente indebidamente, en el sector público a final de año porque “hay que gastar el presupuesto”?¿Cuantas veces no se ejecutan actuaciones claramente beneficiosas por falta de presupuesto?
  • La medición de los resultados es muy compleja para un gobierno. Las empresas tienen ratios definidos y fácilmente mensurables como el Retorno en la Inversión, el apalancamiento, el valor de las acciones, etc. ¿Cuál es el ROI de una acción de gobierno?¿Qué puede utilizar un gobierno para medir su éxito?¿Tener una prima de riesgo, tan de moda ahora, por debajo de un valor determinado es indicativo de éxito?¿Pensarían eso los ciudadanos si llevase asociado unas tasas de desempleo enormes?.
  • Las a menudo inflexibles estructuras organizativas y de personal que en muchas ocasiones entorpecen y desincentivan las iniciativas (de personas o grupos dentro y fuera de la administración). ¿Cuántas veces se ha echado atrás personal de la administración con ganas de hacer algo porque su entorno se lo ha impedido?.


Voto Dinero
Por supuesto estos puntos son aplicables a una democracia sana y no se está teniendo en consideración aspectos como la corrupción, el amiguismo, etc. (que son una fuente enorme de ineficiencias), ya que estas son deficiencias asociadas a la condición humana y por tanto están presentes en todos los sistemas de gobierno y no sólo en la democracia.

Estas ineficiencias son especialmente evidentes cuando se trata de las tecnologías de la información, que requieren de una visión a largo plazo y que en numerosos casos comportan un cambio profundo en las propias estructuras del gobierno. Como lo explica el autor:

“Las agendas digitales o los programas de sociedad de la información o los programas de e-gobierno también requieren perseverancia para lograr el cambio cultural, la transformación del negocio y los cambios importantes en el portafolio de TI. No es de extrañar que no alcancen los objetivos y el gasto se centre en su mayoría en infraestructura o en servicios externos en lugar de conseguir que el cambio realmente ocurra”.

Esto enlaza con los temas de transparencia y open data que tengo pensado tratar en algunos posts a lo largo de las próximas semanas. Mientras, para profundizar en el debate específico de las ineficiencias en TI os recomiendo este otro artículo: “Does Democracy make Government IT Inefficient?”.

Como conclusión: Es difícil ser objetivos con la situación actual, aun así la democracia es para la mayoría de nosotros el mejor sistema de gobierno conocido y es lo que queremos, pero debemos ser justos al analizar la labor gubernamental (local, autonómica o estatal) y, sin dejar de buscar la excelencia, asumir que comporta unas ineficiencias estructurales inherentes al sistema y por tanto insalvables.

¿Compartes esta opinión? ¿Reduciendo la estructura gubernamental se reducirían las ineficiencias? ¿Se podría sacrificar democracia a cambio de eficiencia? ¿Crees que la función de gobierno debería equipararse al mismo nivel que la de las empresas?. Coméntanos y entra en la conversación.

Comentarios

5 comentarios en “La democracia no es una empresa privada

  1. Hola Fernando,

    Me ha gustado el artículo, pero añadiría algunos puntos más que explicarían las ineficiencias:

    – Escaso o nulo margen de maniobra en la contratación, que es sumamente rígida en cuanto a procedimientos (y auditada cuando así les viene bien)
    – Dificultad de en el marco presupuestario anual para establecer proyectos piloto que validen las tecnologías a implementar.
    – Alta rotación de las estructuras organizativas de la administración, incluso sin necesidad de cambio de gobierno.

    Y por supuesto la definición de las actuaciones por personal ajeno a las profesiones involucradas, normalmente políticos de reconocido prestigio en la ardua tarea de ascender en el partido, pero no en el objeto de sus funciones.

    Publicado por Juan Garrido | 17 de julio de 2012, 7:59 AM
    • Gracias Juan,

      Efectivamente como comentas la rigidez de los procedimientos de contratación son otro factor que afecta a la eficiencia de un gobierno.

      Aunque no cabe duda que lo más grave de lo que mencionas es la falta de profesionalidad de algunos dirigentes de carrera política y que, sin negarles otras capacidades, no tienen los conocimientos necesarios para fijar las directrices de actuación y tienen que guiarse por las recomendaciones de superpoblados gabinetes de asesores.

      Un saludo

      Publicado por Be-Klan | 18 de julio de 2012, 1:39 PM
  2. Hola Fernando,

    un post genial, con un análisis muy certero. Yo también escribo sobre administración electrónica (http://administracionelectronicapro.com/) y hace un tiempo escribimos sobre las posibilidades que las TICs pueden tener en una mejor gobernancia y menor corrupción (http://administracionelectronicapro.com/2012/05/23/como-influye-la-eadministracion-en-una-mayor-transparencia-y-menor-corrupcion/). Lo curioso era comprobar cómo los países en vías de desarrollo centran sus esfuerzos en ello, en la puesta en marcha de una eAdministración porque lo consideran como un seguro de transparencia y eficiencia.

    Supongo que en España a pesar de tener esta implantación bastante avanzada falla por todo lo que mencionáis tanto tú en el post como posteriormente Juan en el comentario.

    Un saludo,

    Carmen

    Publicado por iadomenech | 18 de julio de 2012, 10:27 AM
    • Muchas gracias Carmen,

      Ya tengo apuntado vuestro blog. Me gustaría escribir más adelante algunos posts sobre la transparencia y el opendata y seguro que me puede servir de ayuda.

      Respecto a lo que comentas de España, me temo que como siempre no es un problema tecnológico, y aunque por definición el eGovernment puede ayudar a una mayor transparencia, nada sirve si no hay la voluntad política (y personal) de las personas involucradas… y tengo mis dudas de que finalmente la Ley de Transparencia acabe siendo algo con fundamento y no simplemente un lavado de cara cuyas carencias serán justificadas por la falta de recursos / presupuestos y no por la falta de voluntad.

      Un saludo y nos leemos
      Fernando

      Publicado por Be-Klan | 18 de julio de 2012, 1:45 PM

Trackbacks/Pingbacks

  1. Pingback: Bitacoras.com - 16 de julio de 2012

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Síguenos en:

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: