#
Leyendo...
Emprendimiento

START-UP O NO START-UP, HE AQUÍ LA CUESTIÓN (I)

Este es el primero de los post sobre emprendimiento que he decidido escribir y que espero que sean muchos, ya que significará que aún estoy luchando por cumplir mi sueño de hacer realidad una de esas ideas, que siempre he pensado que mejorarían este mundo y que hasta ahora no tenía una existencia más allá de mi grupo de amigos y en ocasiones algún conocido. Es hora de enfrentarla al mercado y validar mis hipótesis (en otros posts averiguaréis porqué digo lo de las hipótesis).

Sé que en este largo camino la compañía es importante, porque lo hace más llevadero y que compartir y mantener una actitud cooperativa también ayuda y es por eso, que  he decidido usar este blog para tenderos mi mano a todos aquellos de vosotros que estéis transitando el mismo camino o pensando en hacerlo. Compartiré con vosotros mis reflexiones,  los conocimientos que vaya adquiriendo, las fuentes de las que beba, las vivencias positivas y negativas (que las habrá) que experimente y los descubrimientos que haga. Al mismo tiempo valoraré, respetaré y recibiré con gratitud todas vuestras opiniones, consejos y conocimientos, ya que me ayudarán a arrojar luz sobre todos los claroscuros que tenemos que afrontar día a día los emprendedores.

Dicho esto, empecemos a andar.

¿EMPRENDER ES LO MISMO QUE START-UP?

Quizás porque sabía que el plan de negocios es recomendable traducirlo al Inglés, cuando decidí emprender, me surgió la duda de si el verbo “start-up” se correspondía con el español “emprender”. Así que lo que hice fue consultar el diccionario de la RAE (Real Academia Española) y el Macmillan Dictionary para la traducción del anglicismo  y el resultado fue este:

  • Emprender (Del lat. in, en, y prendĕre, coger).
  1. tr. Acometer y comenzar una obra, un negocio, un empeño, especialmente si encierran dificultad o peligro.
  • Start-up (Phrasal verb [intransitive/transitive]).
  1. to bring a businessorganizationor project into existence .

(Crear un negocio, organización o proyecto – traer a la existencia, si somos muy literales-).

Vistas ambas definiciones, mi conclusión fue que el término “emprender”, más general, engloba y coincide con el segundo cuando se usa en el ámbito de los negocios (de la empresa). Además el primero hace referencia a los conceptos de “dificultad” y  “peligro” como elementos que nos ayudan a identificar si estamos emprendiendo o no. Elementos que, bajo mi punto de vista, arrojan poca luz porque ¿Acaso la creación de alguna empresa es simple o sencilla? Y si interpretamos “peligro” como “riesgo” ¿Hay algún negocio que no tenga que asumir riesgos en mayor o menor grado? Y una cuestión que contestaré después y que tiene su trascendencia: ¿Qué importancia tiene el grado de riesgo asumido a la hora de calificar el resultado de una actividad emprendedora?

Por tanto y en base a estas definiciones, podemos concluir, que la creación de cualquier empresa (negocio) sería un emprendimiento o start-up sin importar el tipo de negocio de que se trate (una frutería, un servicio de catering, empresa de base tecnológica, etc.)  ¿Pero esto es realmente así?

¿Y EMPRENDIMIENTO Y START-UP?

Bueno, pues si “emprender” y “start-up” coinciden en significado, la lógica me dice que el resultado final de realizar estas acciones, es decir, el “emprendimiento” y la “start-up” deberían ser lo mismo ¿Lo es?

Vuelvo a valerme del diccionario y lo que concluyo es que si somos muy puristas y nos atenemos al contenido del diccionario los términos volverían a coincidir. Serían términos para designar a los negocios, del tipo que sean, de reciente creación. Eso sí, el término en Inglés lo  define como “small business –pequeño negocio-“(más adelante veremos si esto es así).

Pero si no nos conformamos con esto, profundizamos un poco en el tema y leemos contenido relacionado con las start-ups, nos damos cuenta de que este significado encaja bien para “emprendimiento”, pero no para “start-up”.

En la práctica, el término start-up sobrepasa la definición del diccionario y se usa para designar emprendimientos con unas determinadas características que los convierten en una tipología dentro de la actividad emprendedora.

¿Cuáles son estas características? ¿Son una empresa o no? Dejo estas cuestiones para que sean contestadas en posteriores posts. Hasta entonces os invito a comentar este post y/o hablar sobre las características que creéis vosotros que definen a una start-up y si estamos ante una empresa u otro tipo de organización.

Espero que el tiempo invertido en leer este post haya merecido la pena y si consideras que puede serle útil a otras personas lo compartas con ellos. Muchas gracias y espero que nos volvamos a encontrar pronto por aquí.🙂 Un saludo.

Acerca de jmmerlo

Artesano del conocimiento, tejiendo un mundo mejor de modo colaborativo. #Emprendedor| #Marketiniano| #SocialMediaStrategist y explorador de imposibles.

Comentarios

Trackbacks/Pingbacks

  1. Pingback: Bitacoras.com - 16 de julio de 2012

  2. Pingback: Start-up o no start-up, he aquí la cuestión (II) « Be-Klan - 18 de julio de 2012

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Síguenos en:

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: